Vargas Llosa, el último famoso dado por muerto en Twitter

Es habitual entrar en Twitter y en el apartado de Trending Topic ver D.E.P y el nombre de un famoso. Y en cuestión de minutos se desmiente la noticia. El último “afortunado” ha sido Mario Vargas Llosa. La persona que anunció su muerte solo tuvo el tweet en su cuenta durante 20 minutos, pero la noticia corrió como la pólvora en esta red social.
Y ahora hay que pensar… ¿solo 20 minutos y la que se lió? Pues sí, además la expansión de la información depende de muchos factores. El principal es quién lanza el misil y cuantos seguidores tiene. El quién es importante, ya que dependiendo de quién lance la información se le da más credibilidad o menos. Y el segundo factor es el número de seguidores, más que nada por la posibilidad de expansión del mensaje.
Otro factor a tener en cuenta es que muchas veces compartimos cosas sin ni siquiera abrirlas o contrastarlas.

Vargas Llosa muerto por Twitter

Pues bien, el autor de la gran mentira ha resultado ser Tommaso Debenedetti, conocido como el “campeón de la mentira”, ya que “realizó” durante un tiempo entrevistas inventadas a personas tan importantes como el Dalai Dama y las hacía pasar por ciertas. No es la primera vez que esta persona inventa cosas sobre Vargas Llosa. Hace cosa de un año, creó una cuenta falsa a nombre del escritor peruano, dónde anunció su boda con Isabel Presley. Este hombre hace de la mentira su propia vida. Suplanta identidades de políticos, y su última obsesión es mentirle a los medios de comunicación.
Asegura que lo hace para protestar contra los medios italianos. “La información en este país está basada en la falsificación. Todo cuela mientras sea favorable a la línea editorial, mientras el que habla sea uno de los nuestros. Yo, simplemente, me presté a ese juego para poder publicar y lo jugué hasta el final para denunciar ese estado de cosas”.

Ya, para protestar, pero ¿todo vale? ¿Es necesario inventarse la muerte de una persona como método de protesta? Recordad, en las redes sociales nada es lo que parece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *