Cómo tener miedo a algo y no morir en el intento

Aritz Martínez / flickr (cc)
Aritz Martínez / flickr (cc)

Este es un mundo de locos, eso ya lo tenemos claro. Pero no sé si es el mundo el que no va en una dirección o soy yo la que va a contracorriente.
Siempre me han gustado los límites, la adrenalina, las situaciones extremas… pero es que esto ya me supera. Llevamos dos días de éxitos, de buenas noticias, y tengo una sensación de miedo en el cuerpo que no me la quita nadie.

Y no es otra cosa que miedo a cagarla, literalmente. Tenemos conocimientos, tenemos la experiencia, tenemos el apoyo de las empresas que nos han contratado, y aún así siento ese pequeño miedo. Supongo que con el tiempo desaparecerá, pero me da rabia que lleve un día aquí y aún no se haya dignado ni a hacer la intención de marcharse.

Y me lo voy a quitar, por mis cojones, si el día a día está para disfrutarlo, las buenas noticias están para celebrarlas, así que me voy a tatuar en la frente ¿Miedo? ¿Quién dijo miedo? Y voy a salir a la calle a gritar, a saltar y a decirle al mundo que las cosas van bien, que POSICIONA2.0 empieza a crecer y que esperamos vayamos a más.
Si la cosa va a menos, miedo, te doy permiso para volver, pero mientras tanto te doy permiso para que te marches por dónde has venido.

PD: Solo de contarlo, el miedo va disminuyendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *